Lástima, esto se acaba.
Queda poco y puede pasar cualquier cosa, pero el lúnes nos encontraremos subidos a un avión, recordando esta aventura. Confio en llegar juntos, sanos y salvos a Mizen. Muchos momentos buenos disfrutados y otros no tan buenos, en los que nuestro derecho a quejarnos deja de serlo, al rememorar los dramáticos acontecimientos de nuestros valientes y desafortunados soldados.
Este viaje supone compartir una ilusión con un viejo amigo y haber ganado otro, con quienes espero volver a coincidir muy pronto. ¿Será efecto Guinness?

Capitan Cuellar
 


Comments

Ángela
08/05/2011 3:24am

Si habéis conseguido hacer disfrutar a Sergio sobre dos ruedas, cuya única utilidad para él eran las escapadas de universitario desde Burjassot a Valencia, ya es gran cosa. No les des mucha caña a los guys que vuelvan entericos vale?

Reply



Leave a Reply